Inicio

   Eventos      y Seminarios

Artículos Publicaciones

    Informes      de Prensa

Libros Cursos CD Interactivos Certificados Internacionales Contáctenos E.mail

Prevención del Crímen

Hipervínculos Enlaces

 TRAFICO DE PERSONAS EN JAPON 

Juicio a lider de la "Yakuza Japonesa


Quedaría libre 'Sony', el mafioso japonés que trafica con colombianas

comenzó la tercera y última audiencia del juicio contra el capo de la Yakuza (mafia) señalado de comandar una red que utiliza a por lo menos 400 nacionales como prostitutas.

La justicia nipona parece tener las manos atadas. Y si el fiscal no logra presentar hoy por lo menos a una testigo de las que Koichi Kagiwara ha explotado, el mafioso podría ser condenado a solo cuatro años de prisión en libertad condicional y salir libre de inmediato.

La oficina del fiscal ha buscado la colaboración de la Embajada de Colombia en Tokio para tratar de ubicar a la única mujer que después de vivir las torturas del Yakuza pudo vencer el miedo y denunciarlo.

Sin embargo, desde que pisó territorio colombiano no han tenido, a pesar de las pesquisas, nuevas pistas de ella. Inclusive, temen lo peor. "Es como si se hubiera esfumado", dice uno de quienes la están buscando.

El terror, que mantiene mudas a las víctimas de sus torturas físicas y sicológicas, no es el único que ha jugado a favor de 'Sony'. También le ha ido bien en su estrategia ante el juez.

El juicio

Primero, llevó a los estrados a su papá, cuya figura, en sí misma, conmueve. Es un hombre con más de 60 años, pelo cano, que entró cojeando a la Corte para declarar en la primera de las dos audiencias que se han celebrado.

Eso fue el pasado 14 de febrero, y el señor Kagiwara relató durante unos 30 minutos su historia. Contó que era una de las víctimas de la bomba de Hiroshima y que con su trabajo de afinador de instrumentos de música tradicional había logrado criar a su único hijo, 'Sony', a quién describió como su mayor tesoro.

Describió que lo envió a las mejores universidades y en efecto logró graduarse en Filología Inglesa en la Universidad de Hiroshima. Allí fue donde aprendió inglés y español.

Después tomó la palabra 'Sony' y explicó que en una agencia de viajes japonesa conoció a una colombiana: "Ella me contó todas las dificultades por las que atraviesa la gente en su país".

Palabras más palabras menos, el acusado concluyó que todas las tribulaciones del país despertaron en él tal compasión que por eso decidió ayudarles a las mujeres.

Algunos de los testigos aseguran que incluso dejó rodar algunas lágrimas al describir el dolor que le producía ver la pobreza de Colombia cuando estuvo de visita.

Muchos no lo podían creer. "La sola mención del nombre de 'Sony' para las colombianas es suficiente para que se sometan a los peores tratos. O hacen lo que les dicen o 'Sony' se encargará, las amenazan, de torturarlas a ellas o a sus hijos y su familia en Colombia", cuenta una representante de una ONG cercana al caso.

"A una de ellas que se había fugado, la Policía le mostró una fotografía de 'Sony' y ella inmediatamente entró en shock", anota un funcionario de la embajada.

Las historias repetidas por cada una de ellas siempre son las mismas. Que les muestran videos en que algunas de sus compañeras son golpeadas. A otra, les dicen, la lanzaron al mar por tratar de escaparse.

Cuando se ponen rebeldes les dan el nombre exacto del colegio en el que estudian sus hijos en Colombia o el teléfono y la dirección de sus familiares, para hacerles saber que en cualquier momento podrían sufrir ellos las consecuencias.

"Llegan muy aporreadas. Dos de ellas, incluso, se han tenido que hospitalizar", dice la dueña de un albergue de paso en Tokio.

La última jugada

La sala de la corte, con cupo para unas 50 personas, en las dos audiencias ha lucido abarrotada. "Sony' se autoproclamó el más importante 'manejador' de colombianas en Japón y dijo que tenía unas 80", dijo a EL TIEMPO Hiroaki Nakano, de la oficina de Seguridad de la Comunidad, de la Policía de Japón.

Su confesión casa perfecto en su estrategia. Consciente de que en el llamado imperio del sol el tráfico de personas no es considerado un delito, sabe que violar la Ley de Inmigración (ayudar a permanecer en el país a personas ilegales) y la Ley de Trabajo (por emplearlas) no es razón suficiente para mantenerlo encarcelado.

En ese aspecto, el caso de las colombianas está dejando huella en la historia jurídica de Japón. El trabajo en llave de la embajada en Tokio y la Policía nipona ha contribuido para que la nación asiática haya firmado, en diciembre del 2002, la Convención de Prevención de Crímenes Organizados Internacional de la ONU -que incluye el tráfico de personas- y esté en proceso de reformar su código penal para incluirlo como delito.

La única carta que parece quedarle a los fiscales para la audiencia de hoy es culparlo de evasión de impuestos, por lo cual sí tendría que pagar cárcel. Según los cálculos hechos en la segunda audiencia -el 27 de febrero-, la empresa que utiliza 'Sony' como fachada para contratar a las colombianas tiene un ingreso anual mínimo de cerca de 3 millones de dólares.

Teniendo en cuenta que él reconoce contar con 80 "trabajadoras colombianas" y que cada una le paga 2.000 dólares cada 10 días, como cuota para saldar la deuda de 50.000 dólares que con él contraen por entrarlas al país, pagarles el tiquete aéreo y dejarlas 'trabajar'.

Sin embargo, pase lo que pase en la audiencia de hoy, tanto la justicia de Japón como las autoridades colombianas dicen que no darán su brazo a torcer.

Como aliento para ellos está el testimonio juramentado de 100 páginas que dejó una chica de poco más de 20 años que trabajaba en una peluquería en Colombia y que cayó en la trampa y fue a dar a Japón.

Y también están los casos documentados de 74 más a quien la Embajada les ha dado la mano para que puedan escaparse de la fiereza de la Yakuza en los últimos cinco años.

Llave Bogotá-Tokio

El pasado 17 de febrero la Policía de Japón llevó a cabo una de las operaciones más importantes en lo que al combate contra la prostitución se refiere.

"Por primera vez lo hicimos de manera conjunta en todo el país", dijo Hiroaki Nakano de la Policía en Tokio. "El propósito principal es salvar a las chicas colombianas", añadió.

Allanaron de manera simultánea 24 teatros de strip tease en 18 provincias con base en la información que han recogido en el caso de 'Sony'. Arrestaron a 68 personas, 59 de ellas, mujeres colombianas.

La ofensiva desatada por la embajada de Colombia en Tokio, desde 1997 para ayudar a sus connacionales, le ha dado importantes pistas a los japoneses.

A tal punto que la delegación diplomática estuvo invitada el año pasado a una audiencia en la Dieta (el Congreso) para que les ofreciera a los parlamentarios sus conocimientos sobre el tema del tráfico de personas en Japón.

Los documentos y testimonios del drama de más de 70 mujeres colombianas son parte de los argumentos que estudió el gobierno de Estados Unidos para darle a Japón, en el 2002, una certificación condicionada al Japón por su desempeño en el tema. El mismo waiver que padeció Colombia con el tema de las drogas a finales de los 90.

En diciembre pasado, Tokio firmó la convención de la ONU que trata de este tipo de crímenes y está ahora pendiente de aprobar el tráfico de personas como delito en el Código Penal.

Periodico el Tiempo

Luz María Sierra
Editora de Justicia
Fue invitada a Tokio por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón.

 

U.S. Inter Affairs  - Volver a la página principal -

Estimado Lector; Si nos ha localizado a través de un motor de búsqueda en internet y desea obtener más información:

Por favor copie la dirección de nuestra página principal y visítenos.. Será bienvenido...!

http://www.interamericanusa.com/

Para enviar sus comentarios, por favor escribir a nuestra dirección: info@interamericanusa.com