Inicio

   Eventos      y Seminarios

Artículos Publicaciones

    Informes      de Prensa

Libros Cursos CD Interactivos Certificados Internacionales Contáctenos E.mail

Prevención del Crímen

Hipervínculos Enlaces

 

EL MANEJO DEL ESTRÉS
Y EL RIESGO EN EL EJERCICIO PROFESIONAL

 

Por: Danilo Lugo C., Ph.D.

El estrés es un estado de tensión sostenido que puede llevar, si no se controla a tiempo, a una situación de ansiedad claramente perjudicial para el organismo y para el rendimiento profesional.
Empecemos por aclarar que estar sometido a condiciones más duras de lo normal no tiene por qué ser en principio perjudicial. Puede ser un reto. Muchas personas entregan lo mejor de sí mismas ante situaciones en que saben que se juegan el éxito o el fracaso.
Un cierto grado de estrés es bueno. Es un estímulo que la naturaleza ha puesto en nosotros para hacer frente a determinadas situaciones que requieren todo nuestro ímpetu. Cuando el cerebro percibe una amenaza potencial se produce una descarga de adrenalina que nos lleva a reaccionar con gran velocidad y eficacia. Aumenta el ritmo del corazón, la sangre se llena de azúcar y grasas, la respiración se acelera, los músculos se contraen y se aprestan a entrar en combate. El hombre primitivo controlaba bien este aporte extra de energía que le hacía salir airoso de situaciones límite en un entorno muchas veces hostil.
Igualmente el ejecutivo necesita ese estímulo para ser innovador y encontrar la solución adecuada a problemas concretos. Se convierte así en un desafío para sus facultades, y si los supera habrá ganado tanto en habilidad como en auto-confianza.
El problema viene cuando acumula más energía de la que descarga, cuando a fuerza de convivir con situaciones que requieren una respuesta extra se acostumbra a “estar preparado” para potenciales eventos, haciendo acopio de una tensión a la que no da salida, originando una respuesta desproporcionada, que le produce un desgaste físico y mental importante. Poco a poco el estrés se convierte en su compañero de trabajo, en inquilino del hogar que va minando su autoestima, impidiéndole desarrollar lo mejor de sí mismo, y lo triste es que muchas veces ni siquiera es consciente de todo este proceso.
La combinación de este estrés y malos hábitos (fumar, beber, comer mal, llevar una vida sedentaria…) Produce mayores estragos aún en el organismo. No olvidemos que es acumulativa, y si bien al principio apenas se notan sus efectos, antes o después pasará factura. ¡Y qué factura!
En la actualidad se piensa que el 75% de las enfermedades son causadas o se agravan como consecuencia del estrés incontrolado. Cuando se padece estrés se producen fallos en el sistema inmunológico del individuo, aumentando su vulnerabilidad ante cualquier enfermedad. La reciente ciencia de la Neuroinmunología trata de probar la interacción de la mente, el sistema nervioso y el sistema inmunológico.

"....¿Es el estrés el precio que tenemos que pagar en un mundo acelerado, donde la competitividad es primordial y donde el primero que llega gana? Si preguntamos entre los ejecutivos, raro será que no nos encontremos con una abrumadora mayoría con una agenda sobrecargada, para quienes el día se queda siempre corto, y cuya principal carencia es el tiempo, y sobre todo tiempo para ellos mismos...."


PROCESO NEUROQUIMICO DEL CEREBRO QUE CREA LAS CONDICIONES Y DESARROLLO DEL ESTRES

 

Diapositiva del curso Manejo del Estres en el ejercicio profesional (ver)

 

La corteza cerebral envía señales al hipotálamo centro del sistema nervioso autónomo impulsos activados son transmitidos desde el hipotálamo hasta las glándulas suprarrenales, entre otras… lo induce a la médula suprarrenal a aumentar su producción de adrenalina… la cual, a través de los vasos sanguíneos alcanza la hipófisis, órgano encargado de controlar las demás secreciones glandulares del cuerpo
la adrenalina, junto con los impulsos directamente llegados del hipotálamo, estimula la hipófisis, que así produce, otras hormonas que activan el estrés estas, a su vez, estimulan a la corteza suprarrenal, que básicamente aumenta la secreción de cortisol… Semejante actividad hormonal, unida a las señales del sistema nervioso autónomo, causa sus efectos en todo el cuerpo.

MENSAJEROS QUIMICOS CEREBRALES
Los emocionantes descubrimientos comenzaron en la primavera de 1977. Se habían descubierto ciertas herramientas. Herramientas que permitieron a los científicos penetrar dentro de las células nerviosas del cerebro. Descubrimientos importantes se hacían a diario sobre el funcionamiento interno del cerebro. Ahora sabemos que existen ciertos químicos vitales que llevan los mensajes entre las células cerebrales. En esencia, éstos químicos permiten que las células nerviosas cerebrales "se comuniquen" entre sí.
En un día típico dentro del cerebro, trillones de mensajes se mandan y se reciben. Los mensajes que son "felices" o positivos, son llevados por los "MENSAJEROS ALEGRES" (técnicamente se conoce como: sistema biogenética de amino / endorfina). Otros mensajes son sombríos y depresores. Estos son llevados por los "MENSAJEROS TRISTES". La mayor parte de los centros nerviosos reciben ambos tipos de mensajes. Mientras ésta transmisión esté en balance todo funciona con normalidad.
El estrés causa problemas con los mensajeros alegres. Cuando la vida es tranquila y sin sobresaltos, los mensajeros pueden cumplir con su cuota. Cuando existe demasiado estrés en el cerebro, los mensajeros alegres comienzan a atrasarse en sus entregas. En la medida que continúa el estrés, los mensajeros alegres comienzan a fallar. Esto causa que centros importantes del cerebro reciban tan solo mensajes "tristes" y esto a su vez causa que todo el cerebro se angustie. La persona ha entrado en un estado de desbalance químico cerebral conocido como "SOBRE ESTRES".
El sobre-estrés causa que la persona se sienta terriblemente mal. Cuando los mensajes tristes sofocan a los mensajes alegres la persona se siente "sofocada" por la vida. Las personas se quejan de cansancio y de insomnio. Tienen múltiples dolores y falta de energía. Se sienten deprimidos, angustiados o simplemente sienten que no pueden con la vida.

BAJA TOLERANCIA AL ESTRES- EL FACTOR HEREDITARIO
Todos hemos heredado una cierta capacidad para producir y utilizar los mensajeros alegres en el cerebro. Mientras la persona pueda producir suficientes mensajeros alegres que contrarresten el estrés de su vida, encontrará que el estrés puede incluso ser divertido, excitante y retador. De hecho, sin estrés la persona se aburriría.
Sin embargo, cuando la cantidad de estrés aumenta a tal grado que la persona comienza a quedarse sin mensajeros alegres, ciertas cosas suceden tales como; problemas para dormir, dolores, depresión y hasta ataques de pánico.
La cantidad de estrés que una persona puede tolerar antes de que sus mensajeros alegres comiencen a fallar, se llama "TOLERANCIA AL ESTRES". La tolerancia al estrés es una condición hereditaria. La mayoría de nosotros hemos heredado suficiente tolerancia al estrés para manejar las contrariedades cotidianas de la vida. A pesar de nuestros pequeños problemas nos sentimos bien y gozamos de la vida. A pesar de esto, todos hemos padecido en algún momento éstos desbalances químicos cerebrales.
La noche que no pudimos dormir por exceso de trabajo o haber dejado algo pendiente y sin resolver. La tristeza o llanto que sentimos cuando algún amigo o familiar murió...El dolor de pecho o cabeza que sentimos y que el doctor nos dijo que era por demasiado estrés..

 

Diapositiva del curso Manejo del Estres en el ejercicio profesional (ver)


TODOS HEMOS EXPERIMENTADO UN BREVE EPISODIO DE DISFUNCION DE LOS MENSAJEROS ALEGRES PERO EL 10% DE LA POBLACION SE SIENTE ASI TODO EL TIEMPO.
Una de cada diez personas ha heredado una condición llamada "BAJA TOLERANCIA AL ESTRES" (LOW STRESS TOLERANCE). Esto quiere decir que sus mensajeros alegres se agotan a niveles de estrés que la mayoría consideraríamos "normal". El resultado de ésta condición puede ser desastroso. Esta persona prácticamente estará operando continuamente en un estado constante de sobre-estrés. El insomnio, dolores, depresiones, ataques de pánico y hasta drogadicción pueden convertirse en problemas permanentes.
Dado a que 1 de cada 10 personas padecen de ésta condición, estamos hablando de una enorme cantidad de gente.
SEROTONINA, NORADRENALINA Y DOPAMINA. Estos son los químicos cerebrales que comienzan a fallar cuando los niveles de estrés son mayores a los niveles que la persona puede manejar.
SEROTONINA
SEROTONINA ES EL QUIMICO CEREBRAL QUE CONDUCE AL SUEÑO .
El mensajero alegre, serotonina, debe trabajar adecuadamente para que la persona pueda dormir bien. La serotonina es responsable de que la fisiología de la persona sea la adecuada para el sueño. Si la serotonina no hace su trabajo adecuadamente la persona no podrá dormir bien a pesar de cualquier esfuerzo.
LA SEROTONINA REGULA EL RELOJ INTERNO
Dentro de cada uno de nuestros cerebros existe un reloj interno. Este aparato funciona como un conductor de orquesta. El conductor mantiene el ritmo de todos los instrumentos, por lo tanto, éste reloj mantiene coordinadas todas nuestras funciones a un determinado ritmo.
Este reloj interno se encuentra localizado en el centro de nuestro cerebro en un conjunto de células llamadas "glándula pineal". Dentro de la glándula pineal se encuentra el almacén de serotonina que a su vez sirve de "activador" de ésta glándula. Todos los días la serotonina es convertida en un compuesto llamado "melatonina" y a su vez la melatonina se vuelve a convertir en serotonina. Este ciclo de serotonina-a-melatonina-a-serotonina de nuevo tarda exactamente 25 horas y constituye nuestro reloj interno.
¿25 horas? Si, bajo condiciones experimentales en situaciones donde el ambiente no cambia, como por ejemplo en una cueva donde no entra la luz del día, el reloj interno tiene ciclos de 25 horas. En cambio, cuando la persona es expuesta a la luz del sol, la glándula pineal inmediatamente se adapta y se forman ciclos de 24 horas. La glándula pineal inmediatamente adapta su ciclo al de la tierra, de tal manera que las 12 del día en la tierra son las 12 del día para la glándula pineal. Expuesta a la luz solar, la glándula pineal ni ganará ni perderá tiempo sino que estará en constante armonía con el ciclo terrestre. Este proceso de ajuste entre la glándula pineal y la tierra tarda aproximadamente tres semanas.
Este ciclo de 24 horas de nuestro reloj interno es muy importante. Es precisamente lo que determina nuestros ciclos de sueño y vigilia. Todas las noches nuestro reloj interno ajusta nuestra fisiología para el sueño, por éste motivo nos sentimos con sueño y dormimos profundamente. Después de un tiempo, nuestro reloj interno ajusta de nuevo nuestra fisiología para despertar. Por éste motivo despertamos en las mañanas sintiéndonos descansados.
Mencionamos que nuestro reloj interno es el coordinador de nuestro sistema fisiológico. Existen tres componentes en ésta orquesta que son: la temperatura corporal, la hormona combatiente del estrés y los ciclos de sueño. Estos tres deben ser adecuadamente coordinados por el reloj interno para poder dormir profundamente y despertar descansados.

En casos de estrés, todas las áreas del cerebro son afectadas químicamente, en especial la parte frontal donde se asientan funciones tan importantes, como el pensamiento, las emociones, el lenguaje, la parte sensomotriz y el área sensorial, por esto se explica plenamente que el estrés es una enfermedad cuyas causas son debido a la acumulación de tensión y presión extrema.

LA NORADRENALINA NOS DA ENERGIA

Estoy seguro que han escuchado la palabra "adrenalina". Cuando la persona está asustada la adrenalina es segregada hacia el torrente sanguíneo por las glándulas adrenales. El corazón late más rápido, la sangre se va de la piel y los intestinos hacia los músculos y aparece sudoración en las palmas de las manos y la frente. El cuerpo se ha preparado para "luchar o huir". La "noradrenalina", que es un pariente cercano de la adrenalina, tiene muchas funciones importantes en el sistema nervioso. La función que más nos interesa por el momento es su rol en el establecimiento de los niveles de energía.
Es esencial que la noradrenalina funcione adecuadamente para que la persona se sienta con energía. Si no se tiene suficiente noradrenalina, la persona se siente cansada, exhausta o sin energía. Simplemente la persona no se siente con ganas de hacer nada. La persona que tiene una falla en los niveles de noradrenalina irá haciéndose progresivamente más letárgica. El tratar de "manejar" el cerebro con bajos niveles de noradrenalina es similar a manejar un vehiculo con la batería descargada. Tarde o temprano el carro simplemente no encenderá.

Diapositiva del curso Manejo del Estres en el ejercicio profesional (ver)


DOPAMINA: EL PLACER Y EL DOLOR
Como seguramente ya lo saben, la morfina y la heroína son las drogas más potentes conocidas por el hombre para disminuir el dolor y producir placer. Son tan potentes que por mucho tiempo se pensó que eran similares a algún químico producido naturalmente en el cerebro humano. Recientemente se ha descubierto que de hecho existen algunas moléculas similares a la morfina que se producen en nuestros cerebros. Estas substancias son conocidas como "ENDORFINAS" y son responsables de nuestra percepción del dolor.
Parece ser que en las endorfinas hemos encontrado el mecanismo natural del ser humano para regular el dolor. Probablemente exista una secreción continua base de ésta hormona. Bajo ciertas condiciones la secreción aumenta y hace que la persona sea mucho menos sensible al dolor. Bajo otras condiciones la secreción disminuye y hace a la persona más susceptible al dolor.
Las variaciones individuales en el nivel de endorfina explicarían el porqué de las diferencias en la percepción del dolor ante el mismo estímulo doloroso. En la profesión médica es frecuente ver como la misma herida o condición en un individuo provoca una mínima molestia mientras que en otros individuos produce un dolor insoportable. Antiguamente decíamos que el dolor era imaginario o simplemente estaba en "la cabeza" de la persona.
Ahora podemos especular con cierto grado de certeza que lo diferente en la "cabeza" de las personas son los niveles de endorfina. Por lo tanto, la persona que se queja en grado extremo ante una herida mínima probablemente sienta un grado mucho mayor de dolor. Por alguna razón los niveles disminuidos de endorfina han interferido con su mecanismo de control del dolor. Ahora la dopamina, nuestro tercer mensajero alegre, parece concentrarse en áreas del cerebro contiguas a los lugares de mayor secreción de endorfina. Cuando la función de la dopamina disminuye también disminuye la función de la endorfina. Cuando demasiado estrés causa una disminución de la dopamina la persona pierde su "anestésico" natural. La dopamina también dirige el "centro del placer." Este es el área que le permite a la persona el "gozar de la vida". Cuando el estrés interfiere con la función dopaminérgica el centro del placer se hace inoperante. Las actividades placenteras normales ya no dan placer. Con una severa disfunción de la dopamina y de la endorfina la vida se convierte en dolorosa y ausente de todo placer.

EL ESTRÉS Y EL RENDIMIENTO INTELECTUAL
El EUTRÉS, ‘estrés bueno’, hace referencia a la presión que nos induce a la acción. Su neuroquímica es reveladora. Cuando nos dedicamos positivamente a un desafío, el cerebro se remoja en un baño de “catecolamina” y otras sustancias, activadas por el sistema suprarrenal. Estos elementos bioquímicos incitan al cerebro a mantenerse atento e interesado, hasta fascinado, y lo energizan para un esfuerzo sostenido. La motivación intensa es, literalmente, un ‘torrente de adrenalina’.
En un estudio alemán se muestra muy claramente esta relación entre la motivación y la química cerebral del “eutrés”. Se asignó a un grupo de voluntarios una tarea mental difícil: 120 problemas aritméticos que debían resolver en un período cada vez más breve, hasta que se equivocaran una de cada cuatro veces. Cuando estaban seguros de tener las respuestas correctas, se las verificaba; si era cierto, recibían una recompensa en efectivo; si estaban equivocados, se los penalizaba con la misma suma.
Los voluntarios que tenían más esperanzas de éxito –una variante del afán de triunfo- eran los más capaces de mantener esa movilización en un nivel que produjera mayormente “catecolamina”, en vez de llegar a la posición de emergencia, donde interviene el cortisol. Pero quienes actuaban motivados por el miedo al fracaso se llenaban de “cortisol”. (La neuroquímica de la motivación involucra muchos Neuroquímicos, puesto que el cerebro segrega constantemente cantidades mayores o menores de más de 200 neurotransmisores. Pero las más estudiadas son las catecolaminas, que tienen un papel prominente en la bioquímica cerebral subyacente de la motivación).
Esto resultó tener un efecto auto-reforzante. Los que tenían niveles bajos de cortisol podían pensar bien y prestar atención durante la prueba. El ritmo cardiaco demostraba que no estaban más nerviosos durante el desafío que antes de comenzar; se mantenían alerta, serenos y productivos. El efecto sobre el desempeño era dramático: ganaron más del doble que sus colegas.

Para el funcionamiento ideal del ser humano y su capital más valioso como es la inteligencia, debe existir un equilibrio de fuerzas muy balanceado, entre las necesidades básicas, el desarrollo personal, la auto-confianza, el auto-estima, la seguridad el afecto y la satisfacción.

ALGUNOS CONSEJOS PRACTICOS PARA REDUCIR EL ESTRES

Está en nuestras manos descargar ese exceso de tensión?

Cuándo al ejecutivo se le advierte del peligro de la vida que lleva y se le aconseja que equilibre el ritmo de trabajo levanta las cejas y se sonríe diciendo ¿y qué quieres que haga?
Ante todo lo primero que hay que hacer es reconocer que uno está en esa situación, que no es buena para él, ni para su empresa, ni para su familia, y que en contra de lo que muchas veces se piensa no se rinde más ni mucho menos, sino que a la larga, y a veces no tan a la larga, se va minando, además de la salud, la capacidad de rendimiento. El reconocimiento de los síntomas es esencial para el diagnóstico y consiguiente tratamiento.
Señales de advertencia:
·
Actividad desmedida. Estamos siempre demasiado ocupados. Nuestra mente no deja de trabajar y pretende estar en varios sitios a la vez, con lo que el esfuerzo por permanecer física y mentalmente presentes nos va agotando.
·
Aplazamiento de cosas con las que se disfruta, y para las que -creemos que momentáneamente- “no tenemos tiempo”. Así vamos recortando el tiempo dedicado a la familia, la reflexión, los amigos, el deporte, la lectura…
·
Incapacidad para distinguir lo importante de lo accesorio, que nos lleva a intentar abarcarlo todo. Nadie puede hacerlo por nosotros. Nos creemos imprescindibles.
·
Pérdida total de perspectiva. Todo parece urgente e importante. Nos sentimos rodeados de crisis y exigencias que nos obligan a aplazar las vacaciones, y si las tomamos, a estar en continuo contacto telefónico. Cada vez tenemos menos energías lo que se convierte en un círculo vicioso.
Frecuentemente será más fácil contrarrestar los efectos nocivos del estrés con hábitos quizá parcialmente olvidados, que cambiar determinadas circunstancias profesionales, personales, familiares o sociales que lo producen.

Comportamientos positivos para combatir el estrés

Delegar funciones.

No renunciar a la vida privada con el pretexto de seguir trabajando. De esta forma, no se es más eficiente y productivo

El mejor antídoto para el estrés es una vida sexual sana y satisfactoria, uno de los síntomas mas evidentes de esta enfermedad es la disfunción sexual, la apatía, la frigidez y la impotencia, igual afecta a hombres que a mujeres.

No llevar trabajo para hacer en casa, en las horas de la noche o en los fines de semana

Pasear o hacer ejercicio físico diario moderado.

Practicar regularmente sencillos ejercicios de relajación.

Si tiene la oportunidad, comience una disciplina de asistir a sesiones de “masajes terapéuticos” no cosméticos, que le sirvan para relajar los músculos, tendones y articulaciones. El masaje terapéutico practicado por un profesional, es relajante y estimulante alivia la presión de la espalda y activa el sistema glandular, ayuda en la circulación, además que aumenta la producción de “endorfinas analgésicas” y de “serotonina” que actúa positivamente en el mejoramiento del estado de ánimo

Tomarse pequeñas pausas, que sean “realmente desconexión” a lo largo del día.

Disfrutar de las cosas sencillas y pequeñas y hasta insignificantes.

Tener una vida social más activa, participar en eventos, ir al teatro, al cine y conciertos

Involucrarse en programas sociales, que le permitan conocer de cerca la realidad de la gente que no tuvo las mismas oportunidades que usted tiene ahora y que necesitan de su apoyo y comprensión. Esto le hará apreciar mucho más la vida y la salud.

Dieta sana y equilibrada (¡ojo al exceso de café, alcohol, tabaco, comidas rápidas!)

No sobrepasar el propio límite económico (muchas causas de estrés provienen de preocupaciones financieras añadidas innecesariamente).

Cultivar las propias aficiones, sin olvidar la música, la lectura o la reflexión que ejercen un claro poder relajante.

Consultar con un profesional, si nota síntomas de disfunción en sus habilidades y pérdida de peso acelerado, como también si está consumiendo demasiados alimentos y ganando peso, esto demuestra un estado de estrés y ansiedad.

¡...No olvidarse de la risa...¡ Es un relajante natural y... ¡gratis! Los lideres más exitosos se distinguen por su buen humor y capacidades histriónicas.

Diapositiva del curso Manejo del Estres en el ejercicio profesional (ver)

“No he tenido tiempo de tomar vacaciones en los últimos cinco años”. Esta es la orgullosa afirmación de más de un ejecutivo que se considera absolutamente imprescindible para la empresa. Si este mismo ejecutivo tiene que ser operado de urgencia y queda impedido de asistir a su trabajo durante un largo tiempo, veremos cómo todo sigue funcionando.

Es una equivocación creer que se rinde más, que uno va a ser más eficaz en su trabajo, si no “se desconecta”, si está “permanentemente de guardia”, aunque sea mental. Es imprescindible para obtener un rendimiento equilibrado y completo tomarse tiempos de descanso, no como tratamientos de choque para luego continuar dando la lucha diaria, sino regularmente, disfrutando de la vida privada, familia, amigos, aficiones…
Esto, que ya va calando en algunas empresas, tiene que abrirse paso con mucha más fuerza.

Si todos sabemos que el mayor activo de una empresa es el capital humano, ¿por qué no lo cuidamos más? Y por favor, no nos engañemos!. Cuidar más no significa “proporcionar” lugares de juego y entretenimiento al lado del trabajo, para que los empleados al mediodía se diviertan, con sus jefes y/o colaboradores. No significa “regalar” un fin de semana en una playa tropical, para que una vez más se disfrute con los mismos. Parece que muchas empresas lo que pretenden es “secuestrar” a los empleados el máximo número de horas, repartidas eso sí, entre trabajo y ocio, pero siempre dirigidas, para que no se escapen, como si de esa forma quisieran que no se desconectaran, que su vida y sus intereses giraran siempre en torno al trabajo. El reconocimiento profesional que esa dedicación a tope proporciona, y que durante unos años aparentemente compensa, lleva a la larga a una clara sensación de insatisfacción, en primer lugar porque conduce a una situación de estrés y en segundo porque cambiar calidad de vida privada por combinación de trabajo-ocio-tiempo-compartido, a la larga no colma las aspiraciones de nadie.

La gestión de personas en la empresa va orientada a la eficacia, y es indudable que quien no sepa gestionar su vida privada, quien no sepa “defenderla” como valor esencial, tampoco sabrá gestionar su trabajo, y a la larga perderá la perspectiva que da la jerarquía de valores, confundiendo lo principal con lo accesorio, lo importante con lo urgente, y terminará cayendo en un círculo vicioso que le obliga a trabajar más para intentar escapar a esa sensación de insatisfacción personal, que termina en la desmotivación, el bajo rendimiento y en definitiva en la ineficacia.
El estrés es una enfermedad profesional y afecta a millones de personas en el mundo, causando multimillonarias pérdidas en dias de trabajo, accidentalidad, complicaciones patológicas, y hospitalizaciones.
El estrés es el detonante de enfermedades como el cáncer, las ulceras gastrointestinales, enfermedades de tipo nervioso, como la angustia, la ansiedad y la depresión. Afortunadamente existen tratamientos muy efectivos para este mal llamado muy acertadamente como la “enfermedad de los tiempos modernos”.

Danilo Lugo C., Ph.D.

 

 

U.S. Inter Affairs  - Volver a la página principal -

Estimado Lector; Si nos ha localizado a través de un motor de búsqueda en internet y desea obtener más información:

Por favor copie la dirección de nuestra página principal y visítenos.. Será bienvenido...!

http://www.interamericanusa.com/

Para enviar sus comentarios, por favor escribir a nuestra dirección: info@interamericanusa.com

(Click para enviar correo)